Skip to main content

Por: Ignacio García Masó

“ cuando todo cambia y nada es para siempre”

Esta breve reflexión trata de recoger las inquietudes, observaciones y en buena medida las implicaciones terapéuticas que nos surgen desde AMAI TLP. Especialmente con el desarrollo laboral y profesional de aquellos pacientes que están trabajando o deseando trabajar y están en buenas condiciones para hacerlo.

Los pacientes diagnosticados con Trastorno Límite de la Personalidad se caracterizan principalmente por:

  • Su inestabilidad emocional al sentir que son sus emociones las que controlan su vida y no al revés.
  • Tener serias dificultades para tolerar la frustración.Desde ese punto responder con impulsividad, enfado, incluso ira.
  • Haber construido una imagen de uno mismo en la que su valía, su autoestima y la confianza en uno mismo está siempre amenazada y en un equilibrio muy, muy frágil.
  • Los problemas a la hora de forjar una identidad personal sólida, ya que se enfrenta con la autodestructividad a muchos niveles. Llegando incluso a temer por la continuidad de las relaciones, el trabajo o incluso la integridad física.
  • Tener relaciones sociales muy complicadas.  En consecuencia de ir  con el corazón por delante y vivir en un “todo o nada en el que se vive apasionadamente el darlo todo por los demás o se vive en una angustia continua por el miedo a ser abandonado”.
  • La impulsividad es una de las señas de identidad del paciente TLP. Este síntoma suele ser muy preocupante cuando es parte de la respuesta a sentimientos dolorosos o agresivos, sin embargo el propio paciente valora y asume que es una parte casi irrenunciable de su personalidad.

Los pacientes TLP jóvenes, la identidad profesional y su  anclaje en el actual mercado de trabajo.

Un enfoque terapéutico:

Sin olvidar que de acuerdo a los criterios diagnósticos de la APA (American Psychological Association), recogidos en la DSM-5 (Manual Diagnóstico Estadístico de referencia para el diagnóstico de los trastornos  mentales), en el TLP los inicios de la sintomatología y el posterior diagnóstico suelen ocurrir fundamentalmente en la adolescencia. Estaba donde los problemas emocionales suelen interferir en los estudios y la formación del paciente. Durante esta época de nuestras vidas se evidencia una historia de cambios, a veces muy radicales, en los intereses y las metas. También existen muchas dificultades a la hora de centrarse y transformar en titulaciones y acreditaciones finalizadas  el trabajo, el esfuerzo y en muchas ocasiones las grandes capacidades y habilidades que se poseen.

Si se tiene la oportunidad de poder trabajar a nivel terapéutico en esta etapa, resulta crucial dar apoyo. De manera especial en esos momentos en los que se interpreta un fracaso como la negación de la propia valía. Debemos de tratar compensar y proteger la autoestima atribuyendo a la falta de motivación o interés la razón del fracaso. Como terapeutas podemos ayudar a aprender a tolerar la frustración en contraposición a que se idealice el cambio. Y “el empezar de cero” con otra formación, que puede que acabe sin finalizarse, como una solución a las angustias del momento.

Los estudios realizados y terminados son fundamentales para la construcción de una identidad personal con la que poder ser reconocido en el ámbito familiar y social. Si fallamos aquí, todo se convierte en una dinámica que complica la sintomatología de sentimientos de vacío y disolución de identidad en un momento evolutivo de cambios múltiples. Consecuentes a  la propia naturaleza del desarrollo personal, hormonal y camino de la edad adulta. Si no se trabaja bien terapéuticamente o no se tiene en cuenta, la sintomatología se acelerará y agravará con el tiempo.

 

VENTAJAS Y DESVENTAJAS DEL MOMENTO ACTUAL DEL MERCADO LABORAL PARA EL JOVEN TLP

Desde un punto de vista terapéutico la fragilidad en la identidad personal y profesional hasta ahora ofrecía solo problemas. Sin embargo, en estos momentos el mercado laboral ha cambiado de tal forma que lo que antes eran problemas pueden, siendo bien entendidos y manejados, convertirse en ventajas competitivas. Por ejemplo, las dificultades para la vinculación con la empresa y la búsqueda casi continua de nuevos proyectos y motivaciones  ante la frustración hacen que las empresas valoren en el paciente TLP su flexibilidad, su alta motivación para la mejora continua y su capacidad de adaptación a personas, nuevos procesos y entornos de trabajo.

En estos momentos, el mercado laboral no valora tanto las titulaciones grandes y cerradas sino que valora las especializaciones, la capacidad para aprender, las habilidades, las competencias, la creatividad y el talento. Las empresas no ofrecen una carrera profesional de por vida al joven que contratan, ofrecen una oportunidad para desarrollarse y aprender. En la que en poco tiempo se agotará la relación y en la que se espera que el joven lo “haya dado todo”.

Esta forma de entender el vínculo con la empresa y el trabajo se acerca mucho más a la forma de vivir el mundo del TLP. Son personas que se implican intensamente en el trabajo que hacen, donde lo que les motiva y les mueve es la sensación de aprendizaje y desarrollo. Por demás, disfrutan de una identidad muy fuerte que es prestada por la empresa o la profesión en la que trabajan.

 

EL TELETRABAJO Y EL TLP

Las relaciones sociales en el trabajo son una de las principales fuentes de angustia. Con frecuencia acaban siendo una de las razones de más peso por las que una persona abandona o es despedida de un trabajo. Las dificultades a la hora de encontrar la correcta distancia emocional con un jefe y circunscribir a lo profesional todo lo que pasa en el trabajo, es un aprendizaje para toda la vida. En el que tenemos que involucrarnos como terapeutas.

El paciente TLP puede encajar mucho mejor que otros trabajadores el aislamiento social que supone el teletrabajo. Que le puede ayudar a manejar con menos intensidad emocional y  menos riesgo los conflictos propios del trabajo en las relaciones con los compañeros.

El temor al rechazo y la dificultad de manejo de conflictos y relaciones se  convierten en una angustiosa necesidad. Obligación ligada al  sentimiento de contar con un reconocimiento de la  valía personal y profesional en su entorno de trabajo. Ayudar a discernir la historia personal y de relaciones familiares de lo que sucede en el día a día en el trabajo es fundamental para el equilibrio emocional  del TLP.

 

IDENTIDAD PROFESIONAL, MERCADO LABORAL  Y MADUREZ EN EL TLP

“ … y ahora quién soy yo y qué hago con la edad que tengo”.

Los cambios tecnológicos de los últimos años y la crisis socioeconómica que ha afectado a tantas empresas y sectores ha dejado en una situación especialmente vulnerable a muchos pacientes con TLP. Ven como su profesión, algo que les ha dado un gran sentido de  identidad. Sentimiento que puede desaparecer o se ha devaluado enormemente y les toca adaptarse a los cambios o reinventarse de forma radical.

Un ejemplo muy representativo es lo que está pasando en estos momentos con los empleados de banca que sufren un ERE o que se acogen a un plan de jubilación anticipada.

Como terapeutas es fundamental ofrecer una comprensión y apoyo ante la difícil situación social por la que se atraviesa. Pero, a la vez hay que ser realista y positivo a la hora de valorar las capacidades y alternativas que nuestro paciente tiene para salir adelante. Nuestro paciente intentará proyectar en una difícil situación económica y social su angustia, desesperación, incertidumbre y pérdida de identidad. Nuestro trabajo en la consulta será ayudarle a no caer en un estado de indefensión, impotencia, de depresión o desestructuración de la persona.

En los casos más graves y autodestructivos nos corresponde ayudar a pensar qué pueden hacer los pacientes que han decidido que:  “el trabajo, o me mata, o en el trabajo mato, o podría acabar matando a alguien en el trabajo si antes no me he matado”.

A la hora de construir la personalidad y sostener la autoestima no se es consciente de todo lo que aporta la profesión y el trabajo hasta que se ve amenazado o se pierde.

AMAI TLP

AMAI TLP

AMAI TLP, es la Asociación Madrileña de Ayuda e Investigación al Trastorno Límite de la Personalidad.

Hacer un comentario