Skip to main content

En el año 2013, nuestra paciente escribía este relato sobre su situación, sus sentimientos y sensaciones en esa etapa:

LA TEMPESTAD 

El caos, el vacío, la soledad, la nada y el todo. 

Eso es la calma que viene después de la Tempestad. 

La Tempestad surge un día, de buenas a primeras, sin que nadie la llame, sin que te la  esperes. 

Y lo arrasa todo. 

A veces es una tempestad pequeña, casi sutil, que la propia experiencia vital hace que  puedas capearla con tino, con habilidad de maestro en la materia. 

Otras veces no, otras veces la tempestad es ciclón y huracán, junta los mares con la  tierra, se eleva hasta las cumbres de las montañas, toca el cielo con sus infinitos dedos  para regresar veloz hasta los infiernos más ocultos. No arrasa: invade, coloniza los  rincones más recónditos de tu ser hasta que tú mismo eres ya pura tempestad. 

Pero incluso la Tempestad más destructiva y profunda toca a su fin. 

Y entonces llega la calma, el vacío, la soledad. Estás tan aturdido por la Tempestad que  no puedes evitar sentir un leve Síndrome de Estocolmo. 

Porque la Tempestad te arrasa, pero lo hace todo ella, ni siquiera tienes tiempo de  reaccionar o de pensar en nada. 

Pero el vacío de la calma lo tienes que llenar tú solo. Reconstruir las ruinas, coger los  pedazos de tu ser y volver a darles vida, ese es trabajo tuyo. 

Es el duro trabajo de seguir adelante, de curar a los enfermos, de coser las heridas del  alma, de reconstruir los cimientos de la vida misma. 

Esa es la calma que sustituye a la Tempestad, no te engañes. 

Pero también ese vacío pasa, el alma una vez más se recompone, las heridas se vuelven  cicatrices y las marcas del tormento terminan casi por desaparecer. 

Se equivocan los que anhelan la calma, la he visitado tantas veces que a mí no me  engaña, es hermana gemela del tormento. 

La Tempestad es dolor, pero es sentimiento en estado puro, la calma es ausencia, vacío,  soledad y desgana. 

Lo que yo anhelo de verdad es la Paz, el equilibrio justo entre sentimiento y ausencia. La Paz, el relajo, la sonrisa, el calor, el amor, la risa, la ilusión, la alegría, la esperanza.  Con todo ello relleno los rincones vacíos arrasados por la Tempestad, con todo ello,  una vez más curo las heridas y me reconstruyo de nuevo. 

 

-K.B.R

 

8 años después de este relato, numerosas sesiones de terapia y mucho trabajo detrás, ella escribía este otro relato sobre sus sensaciones y sobre cómo se encuentra en este momento:

 

SOY 

Soy la calma en mi tormenta, soy la paz en mi agonía. Soy una flor, pequeñita,  esa que a veces crees que se ha quedado sin vida, marchita y oscura. Y con dos  gotas de cariño, vuelve a florecer, preciosa, inmensa, para entregarte sus  mejores colores, su fragancia dulce y suave que te hace sentir como si el mundo  por un momento fuera perfecto, como si todo fuera posible. 

Soy la esencia, soy la vida. 

Dentro de mi mente hierven un millón de pensamientos repletos de emociones que no puedo asimilar. Son demasiadas. Cada día, cada hora, cada segundo. 

Pero esa no soy yo. Ese tifón entra y sale, me alimenta y me atormenta, pero  siempre cambia. Y se va. Y yo continúo. Porque eso no soy yo. 

Yo soy la calma que se mantiene con gesto amable, flexible, fuerte, mientras pasa  el aluvión. A veces no se me ve hasta que todo pasa, pero persisto. 

Soy la pequeña y fuerte flor que renace una y otra vez, la bondad que me permite  ser tifón, y me abraza después. Y me deja llorar para sonreír de nuevo. 

Soy lo inmutable, mi sol y mi luna, mi luz y mi oscuridad. 

Soy lo que soy, emoción pura, llanto infinito, alegría sin límites. 

Todo pasa ante mí como un espectáculo de emociones eternas, de intensidad  inabarcable. 

Pero eso no soy yo. Porque todo eso acaba. 

Y yo permanezco. 

 

-K.B.R

 

AMAI TLP

AMAI TLP

AMAI TLP, es la Asociación Madrileña de Ayuda e Investigación al Trastorno Límite de la Personalidad.

One Comment

  • Carmen dice:

    Que relatos más maravillosos. Muchísimas gracias por escribirlos, muchas gracias por compartirlos y por la fuerza que transmites en ellos. Es inspiradora.
    Un abrazo
    Carmen Romero