Skip to main content

“Vivo en una montaña rusa…
A veces me siento en caída libre y me falta la respiración. Otras veces, me siento atascada en una subida pronunciada y parece que me vaya a quedar suspendida aquí, en el vacío, para siempre.
Sin duda los momentos más complicados los vivo cuando la montaña rusa se retuerce a toda velocidad, con tirabuzones de vértigo y loopings de infarto. Y mi cuerpo se sacude bruscamente, va de lado a lado en el vagón y llega un momento en el que ya no sé si estoy del derecho o del revés.
Intento compensar los giros, volcando mi cuerpo al otro lado, pero la siguiente curva me pilla mal ubicada. Y mi vagón va muy rápido y siento que no puedo hacer nada para detenerlo.
A veces, cuando mi vagón va por un tramo más lento, más suave, la gente puede subirse a mi lado. Y me gusta ir acompañada. No sé, me hace sentir más fuerte, más capaz de enfrentar las idas y venidas, el movimiento feroz en el que me veo inmersa. Pero mis compañeros de viaje bajan de la montaña rusa. A veces, simplemente, no lo soportan, como yo, pero ellos pueden bajarse. Y yo me quedo sola, de nuevo, aterrada. Y les odio por haberme dejado allí y a la vez deseo que vuelvan a sentarse a mi lado y sigan ayudándome a enfrentar el trayecto.
A veces, sólo trato de olvidarme de que estoy montada en una montaña rusa. Intento evadirme, con cosas que sé que no me ayudan a frenar mi vagón pero me anestesian y a ratos consiguen que vea el viaje como algo más soportable.
Y otras veces, siento que no puedo más y sólo quiero bajarme, tirarme en marcha si es preciso, cualquier cosa con tal de bajar.
Si pudiera tomar el control… Si pudiera hacerme con los mandos… Creo que reduciría la velocidad y así podría manejarme: notar mi cuerpo en el vagón, saber dónde estoy, prepararme para la siguiente curva, disfrutar el trayecto junto a mis compañeros de viaje, prescindir de anestesias y a lo mejor incluso, dejaba de querer bajarme. Y podría vivir mejor… a pesar de seguir montada en ésta, mi montaña rusa.”

AMAI TLP

AMAI TLP, es la Asociación Madrileña de Ayuda e Investigación al Trastorno Límite de la Personalidad.

6 Comentarios

  • Marta Nieto dice:

    En el recorrido de esta montaña rusa lo tremendo es el vacío tan insoportable que resulta el saber que no hay nada ni a nadie que logre detener o al menos disminuir la marcha cuando viajo cuesta abajo….Esa temible sensación. De que el corazón Se me sale por la boca y esa agonía Que me impide respirar….un día bueno y tres malos.un día complaciendo a los que están a mi alrededor y otros tres luchando por controlarme para no ver en ellos al mismísimo demonio y no atravesar sus corazones con una estaca de madera, como si se tratara de vampiros que no se alimentan de sangre sino del amor que aun llevo dentro…
    Lenta y pasiva agonía la que mantiene latiendo este maldito y desquebrajado corazon que no reúne el valor suficiente para dar por terminada la partida y acabar con esta vida tan saturada de desilusión como ansiosa por llamar a las puertas de la muerte…

    • AMAITLP dice:

      Gracias por tu comentario Marta. Tienes una forma de expresarte conmovedora y digna de lectura.
      Si no nos conoces personalmente, siempre estarás invitada a la Asociación.
      Un saludo.

  • Susam Briguitte Palomino dice:

    Lo que describes es algo que siento muy familiar, en realidad encostraste una de las formas más específicas y a la vez poética de como es la vida de un TLP, pero lo que me ha llamado más la atención es que ERES PSICÓLOGA aún teniendo este mal, como hiciste?

    • AMAITLP dice:

      Buenos días Susam, gracias por tus comentarios. Beatriz es psicóloga de AMAI TLP y cuenta el Trastorno Límite como metáfora, eso no quiere decir que sea ella la que tiene Trastorno Límite de la Personalidad.
      ¡Un saludo!.

  • luis dasturies dice:

    Yo soy Psicólogo (Licenciado en Psicologia ) aunque trabajo de funcionario. Padezco deT.L.P. A veces cuando hablo de mis problemas emocionales la gente me dice que como estudié Psicología le doy muchas vueltas a las cosas y eso es todo lo que me pasa.En realidad estoy diagnosticado y a tratamiento psico-psiquiatrico desde hace muchos años (unos 20 ) aunque lo de del T.L.P.. me lo diagnosticó una psicologa privada hace 4 años.