Lazo social, TLP y Coronavirus 

Rousseau acuña el término lien social, que se ha traducido como vínculo (inmaterial) o lazo (físico) social. El lazo social es una metáfora de la sociabilidad humana, es decir, de un modo particular de ser o estar con los demás, de un modo que tiende a la asociación antes que a la disociación. 

La familia es el lazo más antiguo y el único grupo que exhibe un lazo natural. De hecho, la manera en que se desarrolla el vínculo en la familia, cómo surge el apego entre los miembros, determina cómo nos vincularemos socialmente. En el TLP, muchas veces ese vínculo ha atravesado distintos avatares que lo han complicado y en múltiples ocasiones acarrean un patrón de relaciones sociales e interpersonales inestables, que pasan de la idealización a la devaluación de manera abrupta. 

Hay varias formas de lazo social, el grupo, la asociación, la comunidad, etc. En su mínima expresión es lo que une a dos o más individuos. Pero ¿cuál es la naturaleza de ese vínculo? Un interés común, del cual depende la existencia de la sociedad, debe darse un acuerdo entre los intereses particulares y opuestos de muchos individuos.No tendemos a identificarnos entre nosotros de manera espontánea, sino por necesidades y deseos particulares. 

Nosotros, como asociación, como grupo que hace lazo social, trabajamos para restaurar esa vinculación que flaquea en el TLP, desde distintos encuadres: grupal, individual, en talleres, actividades… Así surge el lazo entre las personas que acuden a la asociación y los que trabajamos aquí, nos une un interés común, y facilita que los afectados logren lazos más saludables. 

El lazo social es necesario para la conservación misma del género humano, si se ve amenazada, debe existir un punto común en el que poner de acuerdo los distintos intereses, y si el vínculo no es lo suficientemente fuerte, el menor soplo de viento puede dispersar a los individuos. 

Ahora nos encontramos con un revés importante, hay un virus que nos separa, aparentemente no nos deja acercarnos, tocarnos, compartir, … Nos confina, a veces solos, a veces con personas con las que no hemos trabajado suficientemente el vínculo y necesitamos no ver a todas horas, pero, sin embargo, existe ese lazo social que flota en la distancia, desde los balcones, compartiendo mensajes y consignas, los arcoíris en las ventanas, los aplausos a las 8 de la tarde, todos en casa cantando “Resistiré”. 

Como individuos, nos toca resistir, pero no estamos solos, aunque no nos veamos a menos de un metro de distancia. Seguimos disponibles, remando en la misma dirección, hacia esos intereses comunes, que no es solo uno, son al menos dos: superar la pandemia y seguir haciendo el trabajo terapéutico. 

Sara Lucena

Sara Lucena

Sara Lucena, Psicóloga en AMAI TLP, es licenciada en Psicología, en la especialidad de Clínica. Con más de 15 años de experiencia en psicoterapia, es Psicoanalista y Psicóloga General Sanitaria.