Tú eres buena. Tú eres lista. Tú eres importante le repite Aibileen a Mae Mobley en ‘Criadas y señoras’

La personalidad comienza a formarse en la infancia y cuando algún niño destaca por comportamientos que difieren de la norma asalta la inseguridad en el hogar. Algunos padres dicen que SIEMPRE han tratado a sus hijos de la misma manera y que SIEMPRE han tenido lo que han querido. Mantras erróneos que llevan a la confusión por ambas partes los padres no entienden lo que está pasando <<Soy su padre, soy su madre, no me gusta ver a mi hija/o así, pero es que no aprende ni por las buenas, ni por las malas.>>  y los niños encuentran que a pesar de tenerlo todo algo está fallando <<Mis padres no me entienden. Nadie me entiende>>.

Se sabe que las personas que sufren el TLP son más sensible, con sus ventajas e inconvenientes; por ejemplo, cuando recibe una regañina o un castigo al mismo tiempo que su hermano por una travesura conjunta su reacción será más desesperada y desmedida que la de su hermano. Sería necesario modificar algunos comportamientos, porque si esto no hace se pone en riesgo la confianza del afectado que procederá a disminuir de manera progresiva hasta hacerse casi inexistente. En ese momento aparece el <<Para qué…>> y el abandono.

  • Para qué voy a hacer esto si nadie lo tomará en cuenta.
  • Para qué voy a regalar esto si seguro que fulanito llegará con algo que eclipse el mío.
  • Para qué voy a estudiar si sé que aunque apruebe la nota va a ser insuficiente.
  • Para qué voy a hablar con él, seguro que piensa que soy imbécil cuando comience a tartamudear.

Una parte fundamental para la recuperación en el TLP es la de rehabilitar unos cimientos que han sido descuidados y eliminar falsas creencias que han desembocado en el miedo.

Así, en ocasiones, nos encontramos con terrores que a un no TLP le parecen inexplicables.

Hacer o responder una llamada suele causar más impacto que un WhatsApp o un e-mail. Reservar mesa en un restaurante nos puede hacer pensar que tal vez falle o se apunte alguien y haya que hacer modificaciones ¡con las molestias y la vergüenza que eso supone! Trabajar es  a veces imposible porque el temor a la presión o a cometer errores conduce a la idea del despido, aunque también es cierto que en la mayoría de las veces se consigue la estabilidad en este ámbito.

Apoyo al TLP

Ahora en el taller de habilidades cognitivas nos enfrentamos a un nuevo reto. Las salidas las organizaremos nosotros, con todo lo que ello conlleva. Deberemos realizar llamadas telefónicas, hacer reservas, tratar con personas desconocidas y por supuesto la elección de la actividad; algo estresante ya de por sí <<¿Qué podemos hacer que conforme a la mayoría? ¿Y si aun así no quedan contentos? ¿Escojo entre algo divertido o algo cultural? No me gustaría escuchar protestas o críticas futuras cuando se proponga otra cosa mejor.>>

El TLP tiene diagnósticoNos adelantamos sin darnos cuenta y sin pararos a pensar que éstas son ideas fantasma y nos impedimos esperar para disfrutar de los frutos de la satisfacción, la seguridad y la confianza. Al fin y al cabo estos pequeños pasos que se antojaban peores que escalar una montaña han resultado un paseo que ha finalizado en un mar de aguas tranquilas.

Seguramente hacerlo una vez no sea suficiente porque en nuestra cabeza continuarán tocando los platillos el equívoco, la pérdida, el fracaso, el para qué… Pero los psicólogos nos dicen que la mejor manera de superarlo es con la práctica y que hay que tomar los tropiezos con las piedras del camino como una forma de aprendizaje en lugar de hacer una retirada y un abandono que pueden resultar peores.

Te lo cuenta: David Henche

AMAI TLP

AMAI TLP

AMAI TLP, es la Asociación Madrileña de Ayuda e Investigación al Trastorno Límite de la Personalidad.