¿Qué ocurre en una familia cuando aparece el diagnóstico de Trastorno Límite de Personalidad?

En realidad, no pasa nada distinto de lo que ya venía pasando, es decir, hay un miembro de la familia que tiene serias dificultades. Por ejemplo que se mete en líos, o se hace daño, que parece que no se adapta a la realidad, no funciona de manera autónoma o se relaciona mal. Y por supuesto esto afecta a toda la dinámica familiar… les suena, ¿verdad?

Lo que sí pasa, una vez que hay un diagnóstico, es que ya sabemos que esto que ocurre tiene una causa. Que además hay profesionales que lo conocen y saben tratarlo. Que hay medicaciones que ayudan, terapias para manejarlo, asociaciones que ofrecen recursos, otras familias con esta situación. Aun así, a veces el diagnóstico cae como un mazazo, es normal, forma parte del duelo, de asumir que esto no es una racha y ya pasará sola. 

Vamos a ver una serie de pautas que se pueden seguir en familia, teniendo en cuenta la generalidad de los casos, pero cada paciente, cada familia, es única, y los procesos propios hay que trabajarlos individualmente:

 

 

  • METAS: Hay que ser paciente y cuidadoso, 

Cambiar no es fácil, las dinámicas a las que se ha llegado están muy instauradas y aunque parezca mentira, producen seguridad, manejarse en lo conocido. frases de aliento pueden generarles tensión porque, para ellos, llevan el mensaje implícito de que, si tú puedes hacerlo, es que no nos necesitas y desencadenar el temor al abandono.

 

  • EXPECTATIVAS

 Establezca metas realistas y alcanzables. Resuelva los grandes problemas con pasos pequeños. Trabaje en una sola cosa a la vez. Las “grandes” metas a largo plazo conducen al desaliento y fracaso.

 

  • PARA MANTENER UN BUEN AMBIENTE FAMILIAR:
  1. Intente mantener las cosas tranquilas y en calma, recuerde las características del funcionamiento del TLP: Descontrol del afecto, intolerancia a la soledad y pensamiento dicotómico.
  2. Mantenga las rutinas familiares, momentos de descanso y disfrute. Al tener como meta el tener buenos momentos, cada uno puede refrescarse y abordar los problemas de la vida con una perspectiva mejorada.
  3. Encontrar tiempo para dialogar. Charlas sobre temas ligeros o neutros son útiles. Programe momentos para esto si es necesario. Cuando los miembros de la familia toman tiempo para hablar de asuntos no relacionados con la enfermedad, van a alentar y reconocer los aspectos saludables de la identidad y el desarrollo de nuevos intereses.

 

  • AFRONTAR LAS CRISIS
  1. Anticipar: Muchas veces responden a dificultades surgidas en las relaciones interpersonales o a situaciones en las que éstos han de comportarse de forma autónoma o asumir mayores niveles de responsabilidad
  2. Afrontar: 
  • Evite ponerse a la defensiva frente a acusaciones y críticas. Permítase sentirse herido. Admita lo que es cierto de las críticas.
  • Evitar tomarnos los ataques de manera personal: aunque en ocasiones puedan llegar a ser acusaciones muy injustas y duras. En ese momento la mejor actitud es la de escucha activa y no entrar en la discusión.
  • Evitar dogmatizar o dar consejos: “deberías tranquilizarte” “así no se arreglan las cosas”

 

  • ANTE LOS COMPORTAMIENTOS AUTODESTRUCTIVOS: Tales como autolesiones, actos impulsivos, otras formas de daño autoinfligido, etc.
  • Funciones de estos actos:
    • Comunicación del malestar
    • Alivio de sentimientos dolorosos
  • ¿Qué pueden hacer los familiares?
    • No ignorarlos
    • Prestar atención NO SOLO cuando estas conductas aparecen
    • Escuchar el problema subyacente
    • Reconocimiento y validación
    • Informar a un profesional

 

  • ESCUCHE Y COMUNIQUE
  • Escuche
    • No invalidar o minimizar: “esto no es para tanto” “eres una exagerada”
    • No negar los sentimientos del afectado: “eso no fue así”
    • Utilizar palabras para expresar los sentimientos o necesidades es positivo
    • Permanecer en silencio
    • Hacer preguntas
    • Asegurarse de que se entendió
  • Comunique
  1. Primer paso: describe la situación que te ha molestado sin juzgar ni calificar
  2. Segundo paso; explica cómo te has sentido.
  3. Tercer paso: explica qué cambio de comportamiento te gustaria ver. usa un tono positivo. es muy importante ser concreto y claro al explicar el cambio que nos gustaría ver.

 

  • COLABORE Y SEA CONSISTENTE
  1. Cuando esté buscando soluciones para los problemas de su familiar, SIEMPRE:
  2. Involucre al miembro de la familia en la identificación de lo que hay que hacer
  3. Preguntar si la persona puede “hacer” lo que se necesita en la solución
  4. Preguntar si quieren que les ayude a “hacer” lo que se necesita
  5. Llegar a acuerdos
  6. Los familiares tienen que actuar en conjunto con otros. Inconsistencias de parte de los padres alimentan conflictos graves en la familia. 
  7. Desarrolle estrategias que cada uno pueda seguir haciendo.

 

  • ESTABLEZCA LÍMITES MANIFESTANDO LOS LÍMITES DE SU TOLERANCIA.
  1. Límites claros y concretos
  2. Evitar amenazas o reforzamiento
  3. Consecuencias que uno pueda asumir “si no lo haces te vas de casa”
  4. No proteja a los miembros de la familia de las consecuencias naturales de sus actos. Permítales aprender sobre la realidad. 
  5. No tolere el trato abusivo como las rabietas, amenazas, violencia física y el pensamiento polarizado. Retírese y vuelva a discutir el problema más tarde.

 

Y por supuesto siempre consulte a un profesional. En nuestro centro disponemos de cursos específicos para familiares que quieran aprender más sobre este trastorno y donde pueden realizar las consultas que deseen a profesionales expertos en este trastorno y en salud mental.

 

 

 

Sara Lucena

Sara Lucena

Sara Lucena, Psicóloga en AMAI TLP, es licenciada en Psicología, en la especialidad de Clínica. Con más de 15 años de experiencia en psicoterapia, es Psicoanalista y Psicóloga General Sanitaria.

Hacer un comentario