El año 2018 ha sido una fuente de experiencias enriquecedoras para los que formamos parte de AMAI-TLP, esto se lo debemos en gran parte a La Caixa que ha colaborado con nosotros y trabajado mano a mano para que esto pudiera producirse.

En la terapia del Trastorno Límite de Personalidad es fundamental incluir espacios de funcionalidad y normalización donde ellos puedan cambiar el foco y ponerlo en su parte sana y relacionarse con otras personas en un espacio de seguridad y soporte en el que puedan poner en práctica todos los recursos y herramientas trabajados en los distintos espacios de terapia.

Para ellos estos momentos simbolizan la esperanza, verbalizada incluso con frases como “ver la luz en el camino”, porque les enseña una parte de sí mismos que de alguna manera no era visible: la parte adulta que puede responsabilizarse de tareas como ocurrió en Berzosa o la parte “disfrutona” como manifiestan algunos de ellos, que descubren con sus compañeros entre bromas y conversaciones distendidas cuando se sienten acogidos.

La colaboración de La Caixa nos ha permitido diseñar dos actividades, una de verano yendo a Berzosa y disfrutando de 5 días con actividades como piragüismo, montar a caballo, senderismo o ir a unas piscinas naturales, exprimiendo al máximo nuestro tiempo.

Y la actividad de invierno, para poder celebrar nuestra #NavidadAMAITLP con una comida en Toledo, ciudad de la que pudimos disfrutar y conocer al máximo gracias a nuestra guía que nos enseñó todo aquello que no conocíamos de la ciudad.

De alguna manera la colaboración de AMAI-TLP y La Caixa habla de integración, de oportunidades y sobre todo de Esperanza.