En el artículo de hoy hablaremos sobre la importancia de tener un plan de actuación ante situaciones de crisis, de las herramientas necesarias para poder manejarlo, Así como de los factores de riesgo o de protección.

Las crisis en el trastorno límite pueden ser vividas de forma muy diferente por las personas que lo sufren. Pero generalmente se traducen en un elavadísimo nivel de activación que suele generar un bloqueo emocional y mental en la persona que lo vive. En ocasiones pueden aparecer acompañadas de explosiones de ira hacia uno mismo o hacia otros,  llantos desmedidos e incontrolables, huidas, autoagresiones, parálisis o congelación o aumento de la ideación suicida.

Los recursos de la persona que pueden servir como factores de protección en estos momentos son:

  • Comunicar el estado emocional y pensamientos a la familia, amistades o alguna persona de confianza.
  • Permanecer acompañado en momentos de crisis
  • Evitar o alejarse de cualquier situación perjudicial
  • Evitar el consumo de alcohol, drogas u otras sustancias
  • Relacionarse, participar en actividades grupales, de ocio o voluntariado
  • Identificar señales de riesgo
  • Recordar que la crisis es transitoria

 

Las estrategias de actuación o protocolo de protección a seguir son:

  1. Buscar soluciones no suicidas: tener un listado de 5 cosas que puedes hacer si la crisis vuelve a suceder.
  2. Desecha todos los objetos que pueden ser peligrosos para ti
  3. Tener un listado de cosas que no debes olvidar como cosas que te sostuvieron en otros momentos, razones para vivir, las veces que supiste salir de los problemas o que en otro momento podrás verlo de manera diferente.
  4. Contacta con tus apoyos: ten a mano una lista de contactos a los que puedas recurrir
  5. Elabora un listado de teléfonos de atención que atienden 24 horas por ejemplo:
    • 112 (Samur, Suma)
    • Servicio Madrileño de Salud
    • Centro de Escucha San Camilo  91 533 52 23
    • Teléfono de la Esperanza 914590050