Psiquiatras, psicólogos clínicos e investigadores se dieron cita para dar a conocer algunos de los avances en la investigación del Trastorno Límite. La Epigenética será uno de los campos que permitirá seguir conociendo más sobre esta enfermedad, pero aún queda mucho por saber.

“¿Por qué no existe una medicación específica para el Trastorno Límite de Personalidad (TLP) y sí para otras enfermedades mentales como la bipolaridad o la esquizofrenia?”, se preguntaba uno de los asistentes a las XI Jornadas Técnicas de la Fundación AMAI TLP, una entidad sin ánimo de lucro dedicada a la atención de personas con TLP y sus familias.

Al igual que esta, hay muchas más preguntas que surgen al hablar del TLP, una enfermedad que afecta hasta un 3% de los jóvenes españoles, pero que sigue siendo una gran desconocida, incluso en el campo científico. Según algunos de los expertos que participaron en las Jornadas, esto se debe en parte por la misma complejidad de la enfermedad y en aspectos como el que no exista un consenso de lo que es el TLP y la ausencia de datos específicos sobre esta patología.

A pesar de las dificultades, hay diferentes abordajes que permitirán en los próximos años conocer más sobre las enfermedades mentales y el TLP en particular. Por ejemplo, tal como explicó la Dra. Mercedes Vinuesa, Médico Preventista y Coordinadora de Calidad del Hospital Universitario de La Princesa, un abordaje epidemiológico “nos ayudará a avanzar en el tratamiento de las enfermedades mentales” al tiempo que se conocerá más sobre “su origen y causas”. Vinuesa agrega que en un contexto en el que es difícil investigar, es necesario priorizar aquellos temas que sean más importantes o prioritarios y diversificar las fuentes de los datos, centrándose especialmente en el tratamiento.

Y es precisamente en ese enfoque del tratamiento que han surgido algunas investigaciones como las expuestas por Ana Mena, Médica Psiquiatra del Hospital Rodríguez Lafora, que dan pistas sobre algunos elementos que ayudan en la mejora de personas con TLP. Específicamente Mena se centró en el papel que juegan o pueden llegar a tener las familias en el tratamiento de las personas con TLP, según explica «los estudios demuestran que cuando hay intervención con familias, los resultados son mejores. Al enseñar a las familias a relacionarse mejor, hay mejores resultados en el tratamiento». Si bien es cierto que este proceso implica algunos desafíos, también lo es el hecho de que lograr “cambiar las formas de interrelacionarnos” entre familias podría ser una de las claves para mejorar.

Además del abordaje epidemiológico, la genética y específicamente la epigénetica serán fundamentales en los próximos años. Como lo explicó María José Trujillo, Jefa Asociada del Servicio de Genética en el Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz, “la epigenética es el estudio de cambios en la expresión de los genes que, sin alterar la secuencia del ADN, son heredables». Esto, permitirá que se conozca más sobre los factores ambientales que hacen que ciertos genes reaccionen de cierto modo ante determinadas circunstancias, complementando algunos estudios genéticos que han ayudado a esclarecer que hay predisposiciones más no determinantes genéticos en la aparición del TLP.

En esa línea, el Dr. Pedro Sanz, Médico Psiquiatra en el Servicio de Psiquiatría del Hospital Universitario 12 de Octubre, aseguró que es importante que además de los factores genéticos y propios del TLP, es necesario tener en cuenta los factores sociales y ambientales que influyen en las personas con TLP. Recordó que “uno de los factores globales y culturales que influyen en las personas con TLP son los problemas interpersonales: la capacidad de entender a alguien que cambia de estado de ánimo, dificultad para la empatía y otros», lo que lleva muchas veces a las personas que padecen esta enfermedad a enfrentarse a situaciones de soledad.

En esa misma línea, el Dr. Carlos Mur, Director General de Coordinación Socio-Sanitaria del Servicio Madrileño de Salud y encargado de clausurar las Jornadas, recalcó la importancia de tener un nuevo enfoque sanitario que vaya más allá de los síntomas y recordó que a pesar de los desafíos que aún existen en la investigación del TLP, ha habido un cambio de paradigma en el ámbito sanitario en el que la enfermedad mental y el Trastorno Límite tienen cada vez más cabida. En este aspecto resaltó la labor de la Fundación AMAI TLP, a la que calificó como “un gran aliado estratégico imprescindible para la salud pública madrileña y la Consejería de Sanidad” y un sitio en el que además de tratamiento, las personas pueden encontrar esperanza.

Con Mur coincide Mercedes Navío, Coordinadora de la Oficina Regional de Coordinación de Salud Mental de Madrid, que estuvo a cargo de inaugurar el evento que contó con el apoyo de la Fundación Mapfre y que resaltó la importancia de la investigación y de contar “con personas comprometidas como el equipo de AMAI TLP” para poder mejorar los recursos existentes, trabajar con profesionales y en últimas mejorar la vida de las personas con Trastorno Límite.

Programa del evento

Galería de Imágenes

AMAI TLP

AMAI TLP

AMAI TLP, es la Asociación Madrileña de Ayuda e Investigación al Trastorno Límite de la Personalidad.

Hacer un comentario