Tag

Talleres AMAI Archivos - AMAI TLP

Cuento. El hombrecillo del sol*

Por | Lo cuentan ellos

 

Por:

Aida Alarcón, Mónica Ortiz & Clara Moreno

 

Hubo un día que Narciso y su mono decidieron adentrarse en una cueva para arreglar los problemas del mundo. Fueron ellos los que decidieron entrar por los atributos especiales que les caracterizaban. Narciso era guapo, alto y atlético. Toda esa belleza que le envolvía le hacía creerse sabedor de todos los misterios del mundo, por lo que, cuando le contradecían, en seguida empezaba a florecer en él la inseguridad y la frustración. Por su parte, el mono era grande y gran comedor de plátanos con los que, según él decía, conseguía todo su poder y podía alcanzar la perfección. Y es que por algo tendría que ser el jefe de la manada. Cuando se daba cuenta de que las cosas no funcionaban así, se frustraba y, también a él, le asomaba la inseguridad y el miedo al fracaso.

Y ¿por qué eligieron una cueva para reunirse? Es que allí sus inseguridades se sentían más resguardadas y calentitas, ya que, al estar tan profunda, era muy difícil que alguien llegase hasta ella y pudiese, por ejemplo, dar su opinión. Seguir leyendo

AMAI – TLP, pionera en la rehabilitación de habilidades cognitivas en pacientes con TLP

Por | Prevención

A principios de curso del año pasado se planteó en AMAI hacer crecer el área del taller prelaboral. La principal demanda fue crear un taller que ofreciera la posibilidad de potenciar la capacidad de reflexión, atención, memoria, compromiso, planificación y socialización de los pacientes. De esta manera se pretendía continuar abonando el terreno hacia una mejor calidad de vida en el ámbito laboral, social y familiar de los pacientes.

Construir el Taller de Habilidades Rehabilitadoras fue un reto para las dos psicólogas que nos embarcaríamos en la tarea. Pusimos en común herramientas para crear un espacio en el que a través de la motivación, el juego y el trabajo, se pudieran estimular diferentes áreas de nuestra mente: memoria a corto plazo, largo plazo y procedimental, funciones ejecutivas, percepción, imaginación, atención, concentración y habilidades sociales.

El taller se ha desarrollado a través de juegos que desafían la lógica, el movimiento, el pensamiento crítico, ejercicios de mindfulness, atención, concentración, laberintos y retos que ponen a nuestra mente cada día a trabajar y la estimulan para estar más activa, creativa y en forma.

Los principales beneficios que se han observado son: una mejor capacidad para generar alternativas a los problemas del día a día, mejor memoria, contribución a una mayor conciencia y objetividad ante lo que se nos presenta a diario y ha estimulado la capacidad de mentalización (que permite reflexionar sobre lo que hemos vivido). También han progresado las habilidades sociales de los participantes, ya que se involucran cada vez más con el grupo, han creado nuevas oportunidades de trabajo juntos y cada vez más se preocupan por mantener el equilibrio entre sí mismos y el otro, teniendo una mejor resolución ante los conflictos que se puedan presentar en un ámbito social.

Hemos podido apreciar cómo el trabajo de las habilidades cognitivas puede ser un elemento importante en la recuperación de los pacientes con Trastorno Límite de la Personalidad. Muchas de las dificultades que presenta esta población están relacionadas con: una percepción distorsionada de la realidad, marcar objetivos y llevarlos a cabo, habilidades sociales, regulación emocional y resolución de conflictos.

Este taller permite estimular la creatividad y la capacidad de la mente para generar alternativas a situaciones, al igual que construir diferentes formas de observar la realidad. Las actividades de concentración y atención también pueden ser muy positivas para los pacientes que tienen una sintomatología más obsesiva. A su vez, este taller es beneficioso para aquellos pacientes que llevan mucho tiempo inactivos o para aquellos que la medicación ha tenido un impacto negativo sobre sus habilidades cognitivas.

En mi opinión, el avance del grupo ha sido muy positivo en estos seis meses. Además de los objetivos del taller, los participantes han tenido sus propios objetivos que también, paso a paso y a su ritmo, van consiguiendo. De esta manera ellos son los protagonistas de su proceso.

Es importante mencionar que el buen recibimiento de los participantes y su motivación hacia el taller es el ingrediente principal para mantenerlo con vida y creciendo.

En septiembre yo paso el relevo a otra de las psicólogas de AMAI, orgullosa del trabajo que han hecho todos los participantes en estos meses y con ganas de ver todo lo que aún está por llegar.

Para conocer más de los talleres de habilidades cognitivas, seguir atentos a nuestro blog 😉