Por: David Henche

El tiempo vuela y ya hace un año que en AMAI TLP se amplió el taller de habilidades rehabilitadoras. Los lunes y los miércoles, acompañados por Belén y Verónica y a través de juegos y ejercicios estimularíamos el área cognitiva de nuestro cerebro, ampliaríamos nuestra memoria a corto y largo plazo, la atención, la concentración y la creatividad; nos haríamos conscientes de la importancia del trabajo en grupo, la tolerancia, el respeto, la planificación semanal mediante nuestras agendas y trabajaríamos en algo muy importante y que en el TLP queda profundamente dañado: las habilidades sociales. En este campo Mónica –nuestra profesora de inglés–  tiene mucho que decir y hacer, ella como integradora social que es, prepara dinámicas para que realicemos periódicamente.Además de los ejercicios y las dinámicas, también trabajamos en las salidas mensuales de las que os damos cuenta por aquí. Puede parecer que en las excursiones no hacemos nada ¿provechoso? pero sí, las aprovechamos para poner en práctica todo lo que aprendemos a lo largo del mes.

En un año han pasado por el taller muchas personas. Pacientes que han venido y se han ido como han llegado, otros que han sido más erráticos y algunos que ya consideraron que su trabajo había finalizado y continuaron con otros menesteres. En cuanto a los psicólogos, Verónica en septiembre pasó a hacer otras labores en la asociación y nos vino a acompañar Lola, pero Lola también se tuvo que marchar y llegó Adrián y aunque ahora Adrián también nos deja (prometo que no mordemos) continuamos caminando despacito pero sin detenernos junto a Belén.