• ¿Qué es el suicidio?

 

El suicidio es el acto de causar de forma intencionada la propia muerte. El comportamiento suicida incluye cualquier acción que pudiera llevar a una persona a morir. La conducta suicida hace alusión al suicidio y al intento de suicidio. Las ideas de suicidio hacen referencia a la existencia de pensamientos y planes de suicidio.

El suicidio y los comportamientos suicidas generalmente ocurren en personas con uno o más de los siguientes factores:

  •  Trastorno bipolar
  • Trastorno límite de la personalidad
  • Depresión
  • Consumo de drogas o alcohol
  • Trastorno de estrés postraumático (TEPT)
  • Esquizofrenia 
  • Historial de abuso sexual, físico y emocional
  • Situaciones y contextos vitales estresantes, como problemas serios a nivel financiero o en las relaciones interpersonales

Las personas que intentan suicidarse con frecuencia están tratando de alejarse de una situación de la vida que parece imposible de manejar. Muchos de los que cometen intento de suicidio están buscando alivio a: 

  • Sentirse avergonzados, culpables o una carga para los demás
  • Sentimientos de rechazo, pérdida o soledad
  • Los signos que advierten sobre el suicidio o los pensamientos suicidas incluyen lo siguiente:
  •  Hablar acerca del suicidio, por ejemplo, con dichos como “me voy a suicidar”, “desearía estar muerto” o “desearía no haber nacido”
  • Obtener los medios para quitarse la vida, por ejemplo, al comprar un arma o almacenar pastillas
  • Aislarse de la sociedad y querer estar solo
  • Tener cambios de humor, como euforia un día y desazón profunda el siguiente
  • Preocuparse por la muerte, por morir o por la violencia
  • Sentirse atrapado o sin esperanzas a causa de alguna situación
  • Aumentar el consumo de drogas o bebidas alcohólicas
  • Cambiar la rutina normal, incluidos los patrones de alimentación y sueño
  • Hacer actividades arriesgadas o autodestructivas, como consumir drogas o manejar de manera negligente
  • Despedirse de las personas como si no se las fuera a ver de nuevo
  • Manifestar cambios de personalidad o sentirse extremadamente ansioso o agitado, en especial cuando se tienen algunos de los signos de advertencia que se mencionaron con anterioridad. 

 Los signos de advertencia no siempre son obvios y pueden cambiar de persona a persona. Algunos dejan en claro sus intenciones mientras que otros guardan en secreto sus pensamientos y sentimientos suicidas.

Causas

El suicidio y los comportamientos suicidas generalmente ocurren en personas con uno o más de los siguientes factores:

  • Trastorno bipolar
  • Trastorno límite de la personalidad
  • Depresión
  • Consumo de drogas o alcohol
  • Trastorno de estrés postraumático (TEPT)
  • Esquizofrenia 
  • Historial de abuso sexual, físico y emocional
  • Cuestiones de vida estresantes, como problemas serios a nivel
  • financiero o en las relaciones interpersonales
  • Las personas que intentan suicidarse con frecuencia están tratando de alejarse
  • de una situación de la vida que parece imposible de manejar. Muchos de los
  • que cometen intento de suicidio están buscando alivio a:
  • Sentirse avergonzados, culpables o una carga para los demás
  • Sentirse como víctimas
  • Sentimientos de rechazo, pérdida o soledad

 

Los comportamientos suicidas pueden ocurrir por una situación o hecho que la persona ve como agobiante, tales como:

  • El envejecimiento (los adultos mayores tienen la tasa más alta de suicidio)
  • La muerte de un ser querido
  • El consumo de drogas o alcohol
  • Un trauma emocional
  • Enfermedades físicas graves o dolor
  • El desempleo o los problemas financieros
  • Los factores de riesgo del suicidio en adolescentes incluyen:
  • Acceso a armas de fuego
  • Miembro de la familia que cometió suicidio
  • Antecedentes de autoagresión deliberada
  • Antecedentes de abandono o maltrato
  • Vivir en comunidades en donde ha habido brotes recientes de suicidio en personas jóvenes
  • Ruptura sentimental

Mientras que los hombres son más propensos que las mujeres a morir por suicidio, las mujeres son dos veces más propensas a intentar suicidarse. La mayoría de los intentos de suicidio no terminan en muerte. Muchos de estos intentos se llevan a cabo en una forma en la que el rescate sea posible. Estos intentos a menudo representan una llamada de auxilio. Algunas personas intentan suicidarse de una manera que sea menos probable de ser fatal, como envenenamiento o sobredosis. Los hombres tienen mayor probabilidad de escoger métodos violentos, como dispararse. Los parientes de personas que intentan o cometen suicidio a menudo se culpan o se enojan mucho. Pueden ver el intento de suicidio como egoísta. Sin embargo, las personas que intentan cometer suicidio con frecuencia creen erróneamente que les están haciendo un favor a sus amigos y parientes al irse de este mundo.

Solicita tu primera entrevista

Si estás interesado en comenzar una terapia con nosotros puedes pedir tu primera cita gratuita online o presencial en la que te informaremos de todos los cursos y terapias con los que contamos