¿Qué es el carácter?

 

Se trata de un conjunto de rasgos o cualidades que posee una persona que hace que se distinga de los demás por su forma de ser o reaccionar. Está directamente relacionado con la interacción.

Es uno de los conceptos más usados en psicología para categorizar a los individuos. 

A menudo se confunde con términos como personalidad o temperamento. Aunque un importante investigador alemán llamado Ernest Krestchmer afirmó que el carácter es la suma del temperamento y el instinto con el entorno o con factores externos que pueden llegar a modificarlo sin transformarlo. Llegó a la conclusión que el carácter es un proceso y por lo tanto no existe una cosa en nuestro cerebro que sea el carácter sino que se genera al relacionarnos con un entorno y gracias a los fenómenos internos de nuestra mente como son los recuerdos.

El carácter se compone de varios factores como la emotividad, la actividad y la resonancia o tiempo de impresión al que estamos expuesto ante un acontecimiento.

Además también se puede clasificar por tipos. Según Le Senne en 8 distintos:

  1. Nervioso: Muy emotivo y primario al que le afecta en exceso su entorno. Pero que posee un factor inactivo lo que le genera instinto antisocial.
  2. Apasionado: Se trata de un carácter emotivo y activo pero secundario. Por lo que esas emociones secundarias se prolongan en el tiempo llegando a generar odio, celos, inestabilidad emocional/afectiva y si se llega a un estado paranoide puede generar una conducta antisocial agresiva.
  3. Colérico: Es un carácter emotivo, activo y primario. Esto conlleva a comportamientos antisociales y la necesidad que tienen de acción generar tendencias negativas incluso lesiones.
  4. Sentimental: Es emotivo pero secundario e inactivo. Por lo que en muy pocas ocasiones se relaciona con conductas violentas o agresivas, y sólo cuando previamente se generan emociones pasionales basadas en el odio, rencor y la envidia.
  5. Sanguíneo: No es emotivo pero es activo y primario. Su característica principal es la rapidez con la que actúa un individuo con este tipo de carácter para satisfacer una necesidad.
  6. Flemático: No son emotivos sino más bien tranquilos, ordenados, reflexivos y a menudo fríos. Pero son activos y secundarios, por lo que cuidan cada detalle de sus actos meditadamente.
  7. Amorfo: Predomina la pereza en ellos y son fácilmente influenciables. A pesar de ser un carácter primario es inactivo y no emotivo.
  8. Apático: Es un carácter secundario inactivo y no emotivo por lo que tienen una gran dificultad de adaptarse al entorno y en ocasiones se relaciona con personas que padecen algún tipo de diversidad funcional.

Solicita tu primera entrevista

Si estás interesado en comenzar una terapia con nosotros puedes pedir tu primera cita gratuita online o presencial en la que te informaremos de todos los cursos y terapias con los que contamos