Agresión y TLP

 

Hay investigaciones que demuestran que tanto los hombres como las mujeres que han cometido actos violentos tienen tasas elevadas de trastorno límite de personalidad en comparación con la población general. Sin embargo, esto no significa necesariamente que un diagnóstico esté asociado con un mayor riesgo de violencia. El comportamiento impulsivo, que incluye la agresión física, es uno de los criterios diagnósticos para el TLP, a pesar de que alguien puede cumplir con los criterios para el trastorno sin demostrar este síntoma.

Un gran estudio realizado en el Reino Unido en 2016 encontró que el TLP por sí solo no sugiere una tendencia a la violencia, pero sí mostró que las personas con TLP tienen más probabilidades de tener “comorbilidades”, como la ansiedad, el trastorno de la personalidad antisocial y el abuso de sustancias, lo que aumenta el riesgo de sufrir violencia. Una búsqueda sistemática de estudios ese año confirmó el mismo hallazgo, con una falta de evidencia de que el TLP por sí solo aumenta la conducta violenta.

Hay varias razones por las cuales las personas con TLP son más propensas a ser violentas en sus relaciones. En primer lugar, las personas con TLP suelen ser víctimas de la violencia, por ejemplo, a través del abuso infantil. Aunque no es cierto para todas las personas, muchas personas con TLP pueden haber aprendido a usar la agresión para lidiar con emociones fuertes porque los adultos modelaron ese comportamiento para ellos cuando eran jóvenes.

Además, las personas con TLP a menudo experimentan un sentido inestable de sí mismas y dificultades para confiar en los demás en las relaciones interpersonales. Pueden experimentar emociones muy fuertes si creen que están siendo rechazados o abandonados; esto se conoce como sensibilidad al rechazo o sensibilidad al abandono. Estos sentimientos intensos de rechazo a veces pueden llevar a comportamientos agresivos.

Finalmente, las personas con TLP a menudo tienen dificultades con los comportamientos impulsivos. Cuando experimentan emociones fuertes que son típicas del trastorno, pueden hacer cosas sin pensar en las consecuencias. Si se involucran en actos de violencia, por lo general no se planifica. Es un acto impulsivo hecho en el calor del momento.

Solicita tu primera entrevista

Si estás interesado en comenzar una terapia con nosotros puedes pedir tu primera cita gratuita online o presencial en la que te informaremos de todos los cursos y terapias con los que contamos