Skip to main content

Los sentimientos de vacío y la soledad están muy presentes en la sintomatología propia de las personas diagnosticadas con Trastorno Límite de personalidad.

Soledad

La soledad está en el centro del miedo al abandono característico del TLP y la inestabilidad emocional que dificulta las relaciones personales, familiares y de pareja hace que el sentimiento de soledad acompañe la vida cotidiana de estas personas y sea protagonista en la mayoría de sus crisis.

La soledad en un diagnóstico de Trastorno Límite de la Personalidad no es sólo la falta de compañía, es sobre todo la falta de cariño, la falta de apoyo emocional y de contención. lo que incide en la falta de autoestima y confianza en uno mismo. 

El sentimiento de soledad forma parte del estado depresivo del TLP, muchas veces es consecuencia de una pérdida dolorosa y forma parte de una respuesta adaptativa a la realidad. Cuando uno ha tenido un vínculo se encuentra solo, pero cuando pierde la conexión con uno mismo es cuando más se siente la soledad. Esta desconexión de uno mismo se vive y se siente como un bucle melancólico del que no se puede salir.  

 

Sentimiento de vacío

Los sentimientos de vacío en el TLP van más allá de la soledad y están relacionados con una insatisfacción vital latente y constante. Se trata de un sentimiento más profundo y complejo que el sentimiento de soledad. El paciente suele referir que esa sensación de vacío siempre ha estado ahí, que no se recuerda a sí mismo sin esa aprensión y angustia. 

La sensación de vacío se construye desde sensaciones físicas relacionadas con la inquietud, la ansiedad y en el último extremo una angustia tal que puede dar lugar a mareos y vértigos. El vacío se identifica en ese “nudo en la garganta”… “me cuesta respirar…” “Me cuesta comer … me duele la boca del estómago”. Todo lo anterior sirve para poder poner palabras a experiencias muy primarias en las que se identifica la dificultad para poder conectar emocionalmente con las propias experiencias de su mundo interno y con el mundo con el que se relaciona. 

 

Diferencia entre ambos

En el sentimiento de soledad se echa de menos algo que sí que se vivió y existió. Un buen vínculo o una relación que se ha perdido. En el sentimiento de vacío la sensación es que nunca existió ese buen vínculo y que además uno no es capaz de construirlo. Si la soledad necesita de una capacidad del yo más neurótica, la sensación de vacío está más relacionada con funcionamientos a nivel psicótico. 

Es algo muy común que está detrás de muchas de las adicciones. La sensación de vacío, “nada me llena” “Todo me acaba decepcionando” “ la insatisfacción permanente” hace que se busque en las drogas esa sensación, aunque sea momentánea, de plenitud y calma. Aunque después el vacío, la tristeza y la desolación sean mayores. 

La sensación de vacío, en su extremo, es característico de las personas con TLP en el momento que pasan por un proceso de despersonalización donde se desconecta de sus propios pensamientos y emociones. 

 

La psicoterapia es fundamental para poner en su sitio estos sentimientos de soledad y vacío, especialmente los que vienen de muy lejos en la historia personal y ya forman parte de la estructura de personalidad. Los psicofármacos ayudan a salir a flote en las situaciones más difíciles pero no curan por sí solos.