Durante tres días el XI Congreso de Trastornos de la Personalidad fue el espacio indicado para poner en común el Trastorno Límite de la Personalidad (TLP) y otros trastornos. Nuevas perspectivas y los retos para el futuro fueron tan solo algunos de los elementos presentes.

Gracias a la iniciativa y liderazgo del Dr. José Luis Carrasco, los profesionales que conformamos AMAI-TLP pudimos compartir experiencias, aproximaciones y avances con la primera línea nacional e internacional de profesionales que se dieron cita en el XI Congreso Nacional de Trastornos de la Personalidad que tuvo lugar en el emblemático Centro de Congresos de la ciudad de Toledo.

Entre los aspectos que más se trabajaron durante el breve, pero intenso fin de semana destaca la importancia de la supervisión entre los grupos de profesionales. Sin importar la experiencia o la dedicación, todos los profesionales coinciden en la necesidad de un agente externo que nos ayude a mantener la objetividad profesional, aún más si cabe, cuando las relaciones terapéuticas que establecemos con los pacientes son tan intensas que en muchas ocasiones resulta casi imposible no vernos inmersos en la subjetividad creada en el espacio de terapia.

XI Congreso Nacional de Trastornos de la Personalidad

Otro bloque temático importante fue el aumento de sensibilización por la temática que rodea a los jóvenes y adolescentes, siendo críticos los programas de intervención especifica dedicada a éstos, como también los sistemas de “screening” y detección temprana.

Conjuntamente se ampliaron los estudios relativos a las comorbilidades con otros cuadros diagnósticos. Tanto los rasgos que se superponen en los diferentes cuadros de trastornos de personalidad como también la comorbilidad con otros conjuntos diagnósticos, especialmente los Trastornos de Conducta Alimenticia, los Trastornos Generales del Desarrollo y por último la comorbilidad con los trastorno de abuso de substancias, también conocido como patología dual.

Los modelos terapéuticos más comentados y citados fueron los modelos de abordaje MBT, TBT y la DBT, que se centran en aspectos como la mentalización, la transferencia y la dialéctico-conductual respectivamente. Sin embargo, de la mano de John F. Clarkin, nos introdujimos en el futuro de las terapias, enfocándonos más en los elementos que las aúnen en lugar de distanciarse unas de otras.

Durante todo el Congreso de Trastornos de la Personalidad se observó una necesidad subyacente por los modelos transteóricos, transdiagnósticos y transculturales, un viraje en el que seguramente se centren los esfuerzos de los profesionales durante los próximos años.

Además, el Congreso de Trastornos de la Personalidad fue un punto de encuentro generoso del equipo AMAI-TLP en el que no faltaron las sonrisas, los debates, el aprendizaje y en definitiva las experiencias entre todos los miembros del equipo.