Skip to main content

El TLP tiene una comorbilidad variada y amplia, pudiendo presentarse junto a  otros trastornos mentales. También pueden mostrar cierto origen, una etiología  compartida, complementándose e interrelacionándose. 

Parece que hay evidencia significativa sobre la asociación entre la presencia  de parasomnias y el trastorno límite de la personalidad. A su vez, cada uno de los  trastornos, tiene comorbilidad asociada de forma independiente. Entre las  parasomnias más frecuentes están las pesadillas y los terrores nocturnos. De  momento no se conoce un tratamiento específico que sea totalmente efectivo. El  tratamiento va más encaminado hacia una mejoría sintomática. 

Hay una conexión establecida entre TLP y trastornos disociativos con pesadillas. EL TLP también se asocia a una mala calidad del sueño, con dificultad en  su conciliación y mantenimiento, así como a sueño superficial no reparador y parasomnias.  

Se cree que alrededor del 50% de personas con TLP presentan algún problema relacionado con el sueño. El mecanismo por el que se presentan estas alteraciones  aún no es bien conocido. Se sabe que hay una reducción de la latencia del sueño REM y una densidad REM aumentada durante el primer período REM. Además, se  produce un aumento de despertares y una reducción de la eficiencia del sueño. 

Las parasomnias son activaciones de algunos sistemas fisiológicos como el  sistema nervioso vegetativo, el sistema motor o el de los procesos cognitivos, en  momentos inapropiados del ciclo sueño-vigilia. Hay varios tipos de parasomnias:  pesadillas, terrores nocturnos, sonambulismo, movimientos periódicos de las piernas, 

bruxismo, enuresis nocturna, despertares confusionales, somniloquia y el ronquido  primario. 

El trastorno de pesadillas y el trastorno del despertar del sueño no REM con  terrores nocturnos, se asocian a pacientes con TLP. Las pesadillas son ensueños  desagradables, angustiosos, espantosos que despiertan al individuo al final de la noche, durante la fase del sueño REM. A la mañana siguiente, el paciente recuerda el  contenido del sueño.

En cambio, los terrores nocturnos son despertares bruscos precedidos por  gritos, llantos o sensación de pánico, acompañados de signos vegetativos. A diferencia del trastorno por pesadillas, suelen tener lugar en el primer tercio de la  noche, durante la fase del sueño no REM. Al día siguiente, el paciente no suele  recordar nada de lo que ha sucedido. 

Las parasomnias también se dan en otras patologías con desregulación  emocional y con elevada ansiedad, ambas presentes en pacientes con TLP. También se ha demostrado que están asociadas a experiencias infantiles traumáticas, como  maltrato, abuso sexual, separación maternal… 

Es muy importante tratar las parasomnias por la gran repercusión clínica que  tienen en los pacientes que tienen mayor dificultad para tolerar el malestar. Sobre  todo, en aquellos con rasgos de TLP, dado que pueden llegar a autolesionarse con el  objetivo de calmar la ansiedad que le causan las pesadillas. 

 

BIBLIOGRAFIA

  • Sevillá, J. y Pastor, C. “Tratamiento psicológico de la depresión”. Publicaciones del Centro de Terapia de Conducta. Valencia, 2003.
  • Garcías Verd, V. y Andrés Tauler, J.M. “Trastorno límite de la personalidad y parasomnias”. Revista de Psiquiatría Infanto-juvenil enero-marzo. 1/2015
  • Morales-Muñoz, I., Broome, M. R., & Marwaha, S. “Association of Parent-Reported Sleep Problems in Early Childhood With Psychotic and Borderline Personality Disorder Symptoms in Adolescence.” JAMA Psychiatry. 2020.
Jorge Domínguez

Jorge Domínguez es Psicólogo General Sanitario. Licenciado en Psicología clínica por la Universidad Pontificia de Comillas de Madrid. Posee un Máster en Psicooncología por la UCM y un Posgrado en Terapia Gestalt por la Asociación Española de Terapia Gestalt. Es Terapeuta EMDR por la Asociación EMDR España. Y tiene formación en Técnicas proyectivas. Ha desarrollado su trabajo en el ámbito de la intervención psicológica con discapacidad intelectual, cuidados paliativos, orientación y formación en distintos organismos de enfoque psicosocial. Posee más de 19 años en diversos centros privados y públicos de la Comunidad de Madrid.