Lazo social, TLP y coronavirus

Por Prevención, Terapia de Grupo

Lazo social, TLP y Coronavirus 

Rousseau acuña el término lien social, que se ha traducido como vínculo (inmaterial) o lazo (físico) social. El lazo social es una metáfora de la sociabilidad humana, es decir, de un modo particular de ser o estar con los demás, de un modo que tiende a la asociación antes que a la disociación. 

La familia es el lazo más antiguo y el único grupo que exhibe un lazo natural. De hecho, la manera en que se desarrolla el vínculo en la familia, cómo surge el apego entre los miembros, determina cómo nos vincularemos socialmente. En el TLP, muchas veces ese vínculo ha atravesado distintos avatares que lo han complicado y en múltiples ocasiones acarrean un patrón de relaciones sociales e interpersonales inestables, que pasan de la idealización a la devaluación de manera abrupta. 

Hay varias formas de lazo social, el grupo, la asociación, la comunidad, etc. En su mínima expresión es lo que une a dos o más individuos. Pero ¿cuál es la naturaleza de ese vínculo? Un interés común, del cual depende la existencia de la sociedad, debe darse un acuerdo entre los intereses particulares y opuestos de muchos individuos.No tendemos a identificarnos entre nosotros de manera espontánea, sino por necesidades y deseos particulares. 

Nosotros, como asociación, como grupo que hace lazo social, trabajamos para restaurar esa vinculación que flaquea en el TLP, desde distintos encuadres: grupal, individual, en talleres, actividades… Así surge el lazo entre las personas que acuden a la asociación y los que trabajamos aquí, nos une un interés común, y facilita que los afectados logren lazos más saludables. 

El lazo social es necesario para la conservación misma del género humano, si se ve amenazada, debe existir un punto común en el que poner de acuerdo los distintos intereses, y si el vínculo no es lo suficientemente fuerte, el menor soplo de viento puede dispersar a los individuos. 

Ahora nos encontramos con un revés importante, hay un virus que nos separa, aparentemente no nos deja acercarnos, tocarnos, compartir, … Nos confina, a veces solos, a veces con personas con las que no hemos trabajado suficientemente el vínculo y necesitamos no ver a todas horas, pero, sin embargo, existe ese lazo social que flota en la distancia, desde los balcones, compartiendo mensajes y consignas, los arcoíris en las ventanas, los aplausos a las 8 de la tarde, todos en casa cantando “Resistiré”. 

Como individuos, nos toca resistir, pero no estamos solos, aunque no nos veamos a menos de un metro de distancia. Seguimos disponibles, remando en la misma dirección, hacia esos intereses comunes, que no es solo uno, son al menos dos: superar la pandemia y seguir haciendo el trabajo terapéutico. 

habilidades rehabilitadoras amai tlp trastorno limite de la personalidad

¡Un año de habilidades rehabilitadoras!

Por Terapia de Grupo, Testimonios, TLP y la Salud Mental

Por: David Henche

El tiempo vuela y ya hace un año que en AMAI TLP se amplió el taller de habilidades rehabilitadoras. Los lunes y los miércoles, acompañados por Belén y Verónica y a través de juegos y ejercicios estimularíamos el área cognitiva de nuestro cerebro, ampliaríamos nuestra memoria a corto y largo plazo, la atención, la concentración y la creatividad; nos haríamos conscientes de la importancia del trabajo en grupo, la tolerancia, el respeto, la planificación semanal mediante nuestras agendas y trabajaríamos en algo muy importante y que en el TLP queda profundamente dañado: las habilidades sociales. En este campo Mónica –nuestra profesora de inglés–  tiene mucho que decir y hacer, ella como integradora social que es, prepara dinámicas para que realicemos periódicamente. Seguir leyendo

Próxima parada, trabajar

Por Fundación AMAI - TLP, Terapia de Grupo

Las personas que padecen el trastorno límite de personalidad, encuentran dificultades  para realizar procesos personales que le permitan compartir espacios comunes. Esto, en la mayoría de los casos, supone un obstáculo importante a la hora de formarse y acceder a un trabajo, con el consecuente perjuicio social de la persona, que sumadas a las características de su problemática, se ve excluida dentro de las exigencias del mercado laboral. Seguir leyendo

Empieza el curso para las familias de usuarios de Trastorno Límite

Por Terapia de Grupo

El pasado tres de septiembre, como queriendo iniciar el nuevo curso escolar, el grupo de Conocernos AMAI, acudimos gustosos al encuentro de padres, en la terraza la Perla, en Rosales 64. Todos deseosos de volver a vernos y contarnos cosas de nuestros hijos, como han pasado el verano, como lo hemos vivido.

El verano es como unas largas vacaciones navideñas, son espacios de tiempo que alteran la vida cotidiana, las costumbres, y obligan, un poco, hacer cosas distintas, cambios que no favorecen nada a nuestros hijos, ellos ya tienen sus propios cambios.

La tarde como de costumbre fue agradable, hablamos de compras compulsivas; de las que se han quedado en casa sin querer salir; la madre feliz porque después de mucho tiempo había pasado unas vacaciones con su hija; la abuela feliz por pasar quince días con su nieto; de las que han tenido que estar hospitalizados, bien en hospitales de día o internados. Los pocos recursos que tiene la salud mental y menos los TLP, para una atención adecuada y la soledad en la que nos encontramos para resolver problemas tan cruciales de nuestros hijos, y la pregunta clave ¿qué se puede hacer?.

La tarde se nos hizo corta, hablando y hablando, pero nuestras caras reflejaban la alegría de estar con amigos con los que compartir nuestro dolor cotidiano y para mejor llevarlo haciendo planes del nuevo curso, visitas: exposiciones, museos, cine, teatro, parques que tanto nos gustan, alguna cena…

Al grupo, lentamente, pero cada vez se van uniendo mas personas, por lo que nos vamos enriqueciendo todos. Para próximas salidas, hemos decidido el segundo jueves de cada mes a las siete, mas o menos, el lugar irá en función de la actividad que vayamos a realizar. Las actividades las iremos programando en conjunto, sería fenomenal hacer una programación anual, pero de momento no es viable.

La primera se prevé visitar el museo Sorolla en Martinez Campos 37 y después tomar una copita en el hotel Miguel Ángel, suele tener un piano que suena. Quedaríamos el próximo nueve de octubre, a las siete menos cuarto, ya que el museo cierra a las ocho, en la salida del metro de Iglesias. Como nos conocemos y sabemos de imprevistos, contamos con el whatsapp, y podemos cambiar.

Gracias a todos y no olvidar En un largo pasillo siempre hay una puerta abierta.

Mª Angeles Esperanza